Agencia Social Media y Marketing Online. Madrid, Barcelona y Valencia
hola@empresas2cero.com

Gestión de redes sociales para empresas: los fallos más comunes

errores en la gestión de redes sociales para empresas

Gestión de redes sociales para empresas: los fallos más comunes

En ocasiones los fallos que vemos habitualmente en la gestión de redes sociales para empresas no derivan directamente de las personas encargadas de las redes sociales sino de acciones u omisiones por parte de los responsables de la empresa a la que se está representando. Vamos a repasar los fallos más habituales de los responsables de las marcas en relación con las redes sociales.

Responder tarde o no responder

En ocasiones el encargado de la gestión de redes sociales para empresas no puede responder a una determinada duda o queja que se le ha planteado en las redes sociales porque no tiene la información suficiente para ello. Lo normal en estos casos es traspasar la pregunta directamente a los responsables de la marca, pero si estos no contestan o tardan demasiado en hacerlo, la que se está viendo perjudicada es la imagen de la marca puesto que hay alguien que está esperando una respuesta a través de redes sociales y no le está llegando.

No adaptarse al medio

Tan importante como que los responsables de la empresa faciliten al encargado de las redes sociales una respuesta, es que esa respuesta pueda ser usada. Es decir, si va a contestarse en Twitter por ejemplo, debe ser una respuesta clara y concisa para que pueda caber en uno o dos tweets. Otros aspectos a tener en cuenta son obviar términos técnicos o ser excesivamente formal, ya que son actitudes que no cuadran con la relación entre marca y consumidores que se da en los Social Media.

No entender la importancia de las redes sociales

La gestión de redes sociales para empresas gana cada vez más importancia pero todavía son muchos los responsables de las marcas que no dan a estos canales de comunicación la importancia que tienen y no son conscientes de lo rápido que puede extenderse una crítica a través de los mismos, ni la difusión que puede tener un comentario positivo por parte de un usuario. No conocer la importancia de estos canales es en la mayoría de las ocasiones la raíz de los fallos a los que hemos hecho referencia con anterioridad, siendo por tanto, el fallo más grave y el que antes debe corregirse.