Agencia Social Media y Marketing Online. Madrid, Barcelona y Valencia
hola@empresas2cero.com

Gestión de redes sociales para empresas: conductas a omitir

conductas prohibidas en la gestión de redes sociales para empresas

Gestión de redes sociales para empresas: conductas que debes omitir

En la gestión de redes sociales para empresas es importante estar siempre al tanto de lo que hay que hacer. Pero tan importante como saber que es lo que hay que hacer es saber que es lo que no debe hacerse y es que hay ciertas conductas en los Social Media que lejos de contribuir a hacer crecer la comunidad de la marca y a expandir su nombre por la Red mejorando su reputación, consiguen el efecto contrario.

Vamos a repasar algunas de las conductas más frecuentes que es mejor omitir en la gestión de redes sociales para empresas:

Opinar sobre cuestiones ajenas

Para conseguir los objetivos establecidos para una adecuada gestión de redes sociales para empresas es necesario desarrollar acciones que conlleven una mayor humanización de la marca. En ese intento de humanizar a la marca hay que tener cuidado y no sobrepasarse emitiendo opiniones sobre temas sensibles que poco o nada tienen que ver con la actividad o el sector de la empresa.

Hacer siempre lo mismo

Las redes sociales son un buen medio para informar a los potenciales clientes de todas las novedades de la empresa pero quienes siguen a la marca no buscan un canal de información 24 horas sobre sus productos o servicios. Utilizar una (o varias) redes sociales para distribuir publicidad en cada mensaje que lance la marca es una forma de spam que repele a los usuarios y que puede contribuir a empañar la reputación de la marca, todo lo contrario a lo que buscamos con la gestión de redes sociales para empresas.

Ignorar a la audiencia

Los seguidores de las marcas utilizan sus canales de comunicación para dejar sus opiniones, dudas, felicitaciones, quejas, etc. Se hace imprescindible prestar especial atención a las interacciones y responder aquellos mensajes que requieran de una contestación.

En definitiva, debe recurrirse a una comunicación marca-seguidores que sea lo más natural posible con flujo de información y comentarios por ambas partes.