Agencia Social Media y Marketing Online. Madrid, Barcelona y Valencia
hola@empresas2cero.com

Cuando C3PO “ayuda” a las marcas a hacer marketing online

Hoy los compañeros de la Agencia Marketing Online de Barcelona nos traen un interesante post sobre la verdadera naturaleza de ciertos seguidores de marcas en los social media, especialmente en Twitter.

Recientemente hemos conocido los resultados de un estudio elaborado por Marco Camisani Calzolari, profesor de comunicación corporativa y lenguaje digital en la Universidad de Comunicación y Lenguaje de Milán. Según los datos de este estudio, hasta un 46% de los seguidores de las marcas en la red social Twitter, no son realmente personas sino que se trata de robots.

Esta oleada de irreales seguidores no afecta únicamente a marcas pequeñas, todo lo contrario, el profesor Camisani centró su estudio en un total de 39 empresas de renombrado prestigio como Pepsi, Samsung o Dell, siendo esta última una de las más perjudicadas por este fenómeno.

Como no podía ser de otra forma, las marcas pronto se han lanzado a la palestra a manifestar que ellas no tienen nada que ver con la presencia de estos seguidores artificiales. Por su parte, el profesor Camisani manifiesta que este fenómeno podría estar debido a la mala praxis de ciertas agencias de social media que toman el camino corto para demostrar a la empresa por la que han sido contratados, la eficiencia de la gestión de su reputación en los social media, incrementando rápidamente su número de seguidores.

Sea como fuere, este estudio no sólo pone de manifiesto la mala fe de algunas empresas y agencias a la hora de reforzar su reputación en la red sino que supone un paso más en la desconfianza que ciertos usuarios sienten respecto al hecho de seguir una marca en la red.
Cuando una persona decide seguir a una marca, quiere sentir que es alguien en cierta medida relevante para la empresa a la que sigue y quiere poder fiarse de esos otros usuarios con los que comparte un interés común y que siguen a la misma empresa. Sin embargo, si esos usuarios acaban dándose cuenta que no están rodeados de seguidores reales sino que la mayoría de los usuarios que comentan cosas sobre la marca son meros robots, no solamente dejarán de seguir a la marca sino que además pueden sentirse en cierta medida estafados, y con toda la razón, y decidir dejar de consumir los productos y servicios de la marca, y es que a nadie le gusta que le tomen el pelo.

Quienes realizan este tipo de acciones están, por tanto, tirando piedras contra su propio tejado, porque en el momento en que se descubra la existencia de esos falsos seguidores la reputación de la marca se verá seriamente afectada. Con lo cual, al final la inversión en una estrategia de social media le saldrá a la empresa mucho más cara, al tener que limpiar su imagen tras haberla ensuciado a través de otra acción de marketing online.

Es además, algo que afecta negativamente al marketing online en general y a todos los profesionales que cada día invierten su esfuerzo en dar lo mejor de si mismos en este campo. Por eso esperamos que este tipo de prácticas sean cada vez menos frecuentes.